El salón es la tarjeta de presentación de tu casa, por lo que a la hora de elegir un color puede resultar una tarea difícil, además de ser también la estancia principal en la cual pasamos más tiempo con nuestros amigos y familiares. Así mismo, los colores juegan un papel importante con base a tus necesidades y deseos, ya sea que quieras algo relajante y placentero para tu salón o al contrario algo atrevido y audaz. Ya hablamos de 5 pasos para elegir los colores para pintar pero hoy nos centramos en qué colores son ideales para pintar un salón.

Los colores tienen el poder de modificar la percepción de tamaño y forma de los espacios, así como influir en los estados de ánimo de las personas. Son ideas que debes considerar.

¿Qué colores elegir para pintar un salón?

El color blanco, símbolo de frescura

El color blanco es universalmente atractivo y resulta ideal para pintar un salón, ya que, refleja frescura y limpieza, ayuda a reflejar la luz por lo que el salón se percibe más grande. Permite visualizar y mejorar los diseños arquitectónicos de un espacio.

El azul y su efecto de relajación

Si queremos pintar el salón con un estilo actual el azul es la mejor opción, este color en todas sus diversas tonalidades tiene un efecto de relajación y calma. Del mismo modo, ofrece una gama de alternativas para la decoración, es un color elegante que hará de tu estancia un espacio para desplegar toda tu creatividad.

El Color negro, atrevido y osado

Si deseas darle un giro de 90 grados a tu decoración puedes elegir pintar alguna pared de color negro, este color se utiliza para dar un efecto de profundidad. Se recomienda combinarlo con otros colores claros.

Igualmente, debemos estar atento en utilizar muebles de colores claros en la decoración del salón, también podemos emplear el color negro para resaltar alguna pintura u objeto moderno en nuestros espacios, creando un contraste fuerte que permita proyectar y resaltar su belleza.

Pintando de color beige

Este es un color clásico y distinguido para tu salón, se presenta en una gran cantidad de tonalidades y degradaciones, también sirve para agrandar los espacios. El beige es un color que otorga calidez y promueve la relajación.

Así mismo, se puede combinar fácilmente con los muebles del salón. Pudiendo aprovechar fácilmente tus objetos decorativos.

Pinta tus paredes de un tono gris

Si buscas dirigir las miradas a tus muebles u otros objetos de tu casa, es recomendable pintar tus paredes de un tono gris. El gris es una excelente alternativa para ampliar los espacios y maximizar la luz natural que fluye hacia tu hogar. Igualmente, proporciona un ambiente amplio y sofisticado. Además, es un color que armoniza muy bien con tonalidades como azul y verde.

Combinando colores­: rojo y verde

Si bien es cierto que algunos colores te brindan originalidad en tus ambientes, las combinaciones entre ellos no pueden faltar. La combinación de rojo y verde puede parecer opuesta, sin embargo, al usar un tono más intenso para uno de ellos los resultados pueden ser increíbles. El color rojo proporciona intensidad así mismo, el verde tiene un efecto calmante cuando se utiliza como color principal.

Son muchos los colores y combinaciones que puedes realizar para decorar un espacio, siendo necesaria a veces la opinión de un experto, ya que, una elección incorrecta puede arruinar la armonía cromática.

Igualmente, debes estar atento al color del techo por lo general se utiliza el blanco, sin embargo, debes tener en cuenta que colores oscuros en el techo hacen que percibas las paredes más pequeñas y los colores claros las engrandece.

¿Qué tener en cuenta a la hora de elegir los colores para el salón?


1. Piensa en el ambiente que quieres crear. 
Cuando hablamos de ambiente nos referimos al tono, el carácter y la atmósfera de la estancia. El ambiente puede afectar el estado de ánimo que aporta una habitación. Piensa en el papel que quieres que juegue la habitación en tu vivienda.  Entre los factores más importantes a considerar están los siguientes:

  • ¿Para qué usas la habitación? ver la televisión, leer, visitas…
  • ¿A qué hora del día sueles usar el salón?
  • ¿Esperas que la habitación te de energía o te relaje?
  • ¿Sueles permitir la entrada de luz natural a través de las ventanas?
    • Aprovecha la luz natural. Hay ciertas combinaciones de colores destinadas a espacios muy soleados. Si el salón estará ocupado durante el día y está bien iluminado por el sol, pinta las paredes con tonos tierra.
  • Los tonos brillantes, como el azul zafiro o el verde esmeralda, se ven muy bien con la luz natural.
  • Ten en cuenta que si colocas papel en las paredes de una habitación con mucha luz natural, se estropeará con el tiempo.

3. Ilumina una habitación oscura con tonos soleados. Si, por otro lado, tu salón no recibe una buena cantidad de luz solar, o pasarás más tiempo en tu salón durante la noche, hay ciertos colores que pueden ayudar a alegrar el espacio.

  • El amarillo marfil  puede hacer que un salón que no recibe mucha luz se vea más brillante, especialmente cuando estos colores se usan de manera prominente. 
  • Se puede hacer que un espacio con poca luz se vea brillante y alegre utilizando verdes y azules claros también.

4. Crea un espacio cálido con tonos cálidos. Un aspecto similar, aunque distinto, a tener en cuenta es la calidez de una habitación. Los rojos profundos, los naranjas quemados y casi todos los tonos dorados y marrones se pueden usar para crear un espacio acogedor y brillante que sea especialmente apropiado para un salón

  • Estas combinaciones son excelentes para salones que se usan tanto durante el día como por la noche, ya que enfatizan la comodidad sobre la energía, pero no son demasiado oscuros para usar durante el día.
  • Sin embargo, evita usar tonos brillantes como rojo o naranja como colores dominantes o secundarios, ya que estos colores tienden a llevar demasiada energía y pueden parecer abrumadores en exceso.
  • Los tonos tierra, como amarillos profundos, marrones y rojos oxidados, pueden calentar el espacio y verse bien con todas las luces.

5. Relaja la habitación con tonos fríos. Por otro lado, los azules, las violetas fríos y los grises son especialmente útiles para crear un ambiente tranquilo capaz de calmar.

  • Si tu sala de estar tiende a estar ocupado por la noche, los tonos refrescantes pueden ser mejores, especialmente si tiendes a relajarte en este espacio.
  • El verde es una buena opción si quieres crear un efecto relajante.

6. Usa colores claros en una habitación pequeña. Los colores claros tienden a abrir un espacio y pueden hacer que parezca más grande. Si tu salón es pequeño, opta por colores claros y brillantes como el blanco, crema y beige. 

  • Puedes pintar las paredes de un color claro y agregar complementos en colores más vivos.

7. Opta por colores más oscuros en una habitación grande. Los colores más oscuros hacen que un espacio parezca más cerrado, por lo que no deben usarse en habitaciones pequeñas. Sin embargo, si tienes un espacio grande y abierto, siéntate libre de elegir un tono profundo, como azul marino o ciruela. 

  • En general, debes evitar pintar una habitación entera de un color oscuro. Quédate con una sola pared decorativa.
0 comentarios
Dejar un comentario¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *