baldosa hidráulica

La baldosa hidráulica o también conocida como mosaico hidráulico, es un tipo de loza decorativa para interiores y exteriores que surgió a mediados de siglo XIX en Francia, como una alternativa a otros tipos de suelos como el mármol y la madera. Hoy día su fabricación se sigue realizando a través de un proceso artesanal, donde se destacan los diseños con formas geométricas y representaciones de la naturaleza.

Este tipo de pavimento ha logrado permanecer a lo largo de los años, recobrando nuevamente su fuerza y lugar en las reformas de suelos. Te invitamos a conocer un poco más en relación a esta verdadera joya artesanal, cuya instalación aporta un valor no solamente decorativo, sino cultural y ancestral, que revalorizará tu vivienda.

¿Qué es la baldosa hidráulica?

Es un tipo de baldosa fabricada a base de cemento, pigmento y marmolina, su elaboración se lleva a cabo mediante un sistema de prensado, el cual utiliza generalmente moldes metálicos y una prensa hidráulica, de ahí su nombre. Así mismo, la baldosa hidráulica no requiere de procesos térmicos, no obstante, a lo largo de los años se han realizado modificaciones para su obtención, pero conservando su estilo único y artesanal.

El proceso de fabricación aporta un diseño exclusivo, contando actualmente con diversos tipos de baldosas hidráulicas, incluso para exteriores, los cuales tienen una amplia resistencia a los cambios atmosféricos. De igual forma, como ocurre con muchos elementos artesanales, su precio es variante y depende de la calidad de los materiales empleados.

Tipos de baldosa hidráulica

La baldosa hidráulica requiere de un tiempo mayor para su fabricación en comparación con otros pavimentos, pero igual se dispone de una gran diversidad de diseños y formatos, ideales para el baño, la cocina, el salón o cualquier otro espacio que desees darle ese toque original.

Baldosa hidráulica de cemento

Son las más tradicionales y antiguas, las puedes encontrar en diversos formatos, por ejemplo: 10×10 cm, 20×20 cm y hasta 40×40 cm, con un espesor de 2 o 2,5 cm. De igual forma, son elaboradas a partir de una mezcla de cemento, polvo de mármol, arena y pigmentos de colores. Este tipo de baldosas aportan un estilo vintage a tus espacios y se recomienda aplicar una capa protectora para una mejor preservación.

Baldosa hidráulica de gres porcelánicos

Son más resistentes a las manchas y al constante tráfico, puedes encontrar acabados que imitan muy bien la madera, el mármol o la piedra. Su instalación se puede realizar tanto en suelos interiores como exteriores.

Baldosa hidráulica de cerámica

Es la opción más accesible, de gran calidad y resistencia. Este tipo de baldosa hidráulica se recomienda para suelos interiores.

Las baldosas hidráulicas destacan por encima de otros suelos por su gran colorido y dinamismo, siendo fácil encontrar una opción que combine con tu estilo decorativo. No obstante, puedes emplearlas también en las paredes para aportar un toque de alegría y originalidad a tus espacios, como la cocina o el baño.

Sin duda, la baldosa hidráulica será la protagonista en tú decoración. Además, es un excelente recurso para delimitar los espacios.

0 comentarios
Dejar un comentario¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *