El vinilo es un material ideal para suelos, con múltiples opciones de acabados para elegir y facilidad de instalación. Ya hablamos con anterioridad sobre los beneficios del suelo vinílico. Sus características de aislante térmico y acústico, además de su increíble resistencia a la humedad lo convierten en el revestimiento perfecto para renovar cualquier estancia. Es por eso que en el siguiente post, queremos contarte cómo poner suelo vinílico paso a paso y de la forma más sencilla.

Ventajas suelo vinílico

El número de viviendas con suelo vinilico aumenta cada vez más gracias a sus enormes beneficios. Este tipo de material es resistente al paso del tiempo, haciéndose prácticamente inmune al desgaste y la humedad. A su vez, es una opción realmente económica a diferencia de otros materiales. Sin embargo, estos solo son algunos ejemplos, y es que contar con un suelo vinílico supone muchas más características y otras tantas ventajas.

Fáciles de instalar: gracias a su pequeño grosor de casi 2 mm en la mayoría de los casos, es posible instalarlo sobre pavimento antiguo sin mayor complicación.

Impermeabilidad: pueden resistir la humedad como casi ningún otro material, haciéndolo ideal para revestir el suelo de baños y cocinas. Además, debido a que no deja filtrar líquidos, impide la proliferación de hongos y bacterias en su superficie.

Compatibles con la calefacción: el vinilo es compatible con la calefacción radiante, por lo tanto, no se alteran con el calor del suelo.

Antiestáticos: al contrario de la gran mayoría de los suelos, los suelos vinilicos no producen electricidad estática.

Rápida limpieza: su mantenimiento es realmente sencillo y fácil de realzar. Evita utilizar elementos calientes o productos disolventes para su limpieza, con un limpiador corriente de suelos es suficiente.

Adaptables a cualquier estilo: los hay estampados, de colores, e incluso semejantes a distintos materiales. Por eso, que no combinen con tu decoración no será un problema.

Dónde poner suelo vinílico

El vinilo se caracteriza por ser un material adaptable a casi a cualquier superficie tanto vertical como horizontal. Puede colocarse de forma directa sobre revestimientos antiguos como baldosas, azulejos, mármol, pintura, y hasta paneles de fibra-yeso. Sin embargo, debido al movimiento natural de la madera puede suponer un inconveniente para su colocación. Por tanto, no se recomienda la instalación de suelo vinilico sobre tarima ni suelos de madera.

Las losetas vinílicas también son adaptables a las superficies con irregularidades. Pero, debes evitar colocarlas directamente en suelos rugosos como el hormigón o el mortero. En este caso, podrías ayudarte utilizando una pasta niveladora y una imprimación antes de colocar las losetas. Además, es posible colocarlo tu mismo de una forma sencilla.

Cómo poner paso a paso el suelo vinílico

Existen varias formas de instalar vinilo en tu suelo dependiendo del tipo que escojas: autoadhesivo o para instalar mediante sistema de clic. A continuación, te enseñaremos una de las formas más fáciles y sencillas de instarlo de forma autoadhesiva con losetas vinílicas.

  • Antes de comenzar, procura que la superficie esté limpia y seca para que el material se adhiera correctamente.
  • Con la ayuda de un metro, un nivel y una regla traza un eje de coordenadas en el centro de la habitación.
  • Retira la lámina que protege el adhesivo de la loseta.
  • Comienza colocando lentamente la parte adhesiva de la loseta sobre la marca que hiciste en el suelo en el centro de la habitación. Alinea con mucho cuidado, es importante que la primera loseta quede correctamente puesta.
  • Ejerce presión con tus manos para fijar bien el adhesivo.
  • Con un lápiz, marca el centro de la segunda pieza por la parte decorada.
  • Coloca la segunda loseta justo al lado de la primera, haciendo que el centro marcado con el lápiz coincida con el extremo de la loseta anterior.
  • Con estas dos piezas como guía, comienza a colocar el resto de filas. Recuerda apoyar la loseta siguiente en el borde de la anterior.
  • Repasa el suelo ejerciendo presión con un trapo para que no queden burbujas en su superficie.
  • Al llegar a la pared o esquinas, corta con un cúter para dar con la forma que necesites.

Cómo puedes ver el suelo vinílico es una excelente opción que además es sumamente fácil de instalar.

0 comentarios
Dejar un comentario¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *