abandonar reforma

Ya os hablamos en un anterior artículo sobre si debes o no marcharte durante la reforma de tu casa y veremos a donde puedes ir. Ten en cuenta que debe haber una planificación previa que pueda garantizar el éxito de la reforma. Pero si esto es así ¿A dónde puedo ir durante la reforma de mi casa?, tus opciones pueden ser varias, sin embargo todo estará sujeto a nuestras posibilidades de trasladarnos a otro lugar mientras la obra esté en proceso. En este post te contaremos más.

¿Cuáles son mis opciones?

Algo importante en el momento de decidir reformar nuestro hogar, es la comunicación entre el profesional y el dueño del hogar. Así se podrán establecer las pautas para la realización de la obra y determinar el tiempo y sobre todo si debemos irnos mientras se lleva a cabo el trabajo o no. Si decidimos o debemos irnos durante el tiempo que dure la obra podemos intentar lo siguiente:

  • Tener un lugar alternativo a donde ir: Aunque tal vez no sea tan sencillo como pueda parecer, tener un lugar a donde podamos ir durante la reforma de nuestro hogar. Si eres una de esas personas que comienza las reformas antes antes de habitar la casa (si acabas de comprarla), entonces no tendrás problema. Pero si estás habitando la vivienda a reformar, supondrá un problema para ti en el momento de convivir en ella. Por eso lo más recomendable es contar con una casa en la playa, una casa de verano o un piso en el que puedas pasar esos días de tanto estrés.
  • Pide ayuda a un familiar: Si no tienes un lugar propio a donde ir durante la reforma de tu casa, pide ayuda a un familiar, lo que también puede ser una opción. Seguramente no querrás molestar a un miembro de tu familia, pero lo más probable es que no tenga ningún problema en alojarte por unos pocos días.
  • Puedes mudarte a un hotel: Una habitación de hotel casi siempre es el refugio perfecto. Y si, si debes refugiarte en algún lugar mientras realizas una reforma en tu hogar, un hotel es una solución simple y sencilla, aunque debes tener en cuenta que te costará dinero. Por esto, si no tienes un lugar a donde ir y debes recurrir a un hotel, lo más recomendable es que incluyas estos gastos dentro del presupuesto de la reforma.
  • Convivir con la reforma: Si no tienes la posibilidad de tomar alguna de las opciones anteriores tendrás que convivir con la reforma de tu hogar. Es decir, tendrás que permanecer en tu hogar mientras sufres las reformas. Eso sí, debes saber que esto generará cambios significativos en tu rutina, además de un gran estrés.
0 comentarios
Dejar un comentario¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *