El mundo de la grifería ha dado pasos agigantados con piezas que realmente son una obra de arte, las cuales no pasan desapercibidas, además, tienen la capacidad de modificar la estética y estilo.

En el mercado actual existen una variedad de tipos de grifería como ya hablamos de los grifos árabes, pudiendo generar dudas sobre cuál escoger, y por supuesto, que en el momento de elegir una pieza no solo debes pensar en su funcionalidad, también es necesario considerar otros aspectos relacionados con sus características físicas y estéticas.

¿Qué tener en cuenta al escoger la grifería?

En primer lugar, es vital aclarar que no es igual escoger una grifería para tu baño nuevo o reformado, que un grifo para instalar en tu jardín, porque es muy probable que lo utilices ocasionalmente para el riego de algunas plantas.

En este sentido, es importante valorar tus necesidades actuales, por ejemplo, si quieres un grifo que permita controlar con gran precisión la salida de agua, o alguno que tenga un recolector de impurezas provenientes en el agua.

También es importante valorar tu estilo decorativo, si en tus estancias predominan los estilos clásicos lo recomendable es que escojas una grifería que haga juego con esa decoración, evitando que desentone con la estancia. Así mismo, es imprescindible tener cuidado con las tomas de agua, visualizando cuantos agujeros tiene el lavamanos o fregadero, ya que, de ello dependerá el tipo de pieza. 

¿Qué tipos de grifos existen?

Existen varias formas de clasificar los tipos de grifos, por ejemplo, según su estilo:

  • Clásico
  • Rústico
  • Moderno
  • Retro

De igual forma, se puede visualizar una variedad de grifería según su acabado:

  • Acero inoxidable: es uno de los acabados más populares que presenta gran resistencia a la oxidación.
  • Cromado: un material de larga vida, más brillante que el acero inoxidable.
  • Latón: producto de la fusión de cobre y zinc muy empleado en la estructura de la grifería.
  • Níquel cepillado: un material muy accesible que aporta un fácil mantenimiento.

Tipos de grifería

Los tipos de grifería se catalogan según su instalación, entre los cuales se destacan:

Individuales

Son grifos con los cuales solo puedes obtener un tipo de temperatura, agua fría o caliente, son muy comunes en espacios públicos, como, jardines, gimnasios, colegios, entre otros, se caracterizan por su sencillez.

Batería o bimando

Es una grifería que tiene una llave para el agua fría y otra para el agua caliente, la apertura de las dos llaves permite mezclar el agua para el control de la temperatura, presenta una estética tradicional muy utilizada en las duchas y bañeras, aunque hay versiones más modernas que también puedes visualizar en el área de la cocina.

Monomando

Dispone de un mando por el cual circula tanto el agua fría como el agua caliente, dirigiendo el mando de un lado a otro se controla cantidad de líquido y temperatura, cuenta con un diseño más moderno, es muy habitual verlos como grifos en cocinas y duchas.

Mezclador termostático

Es un tipo de grifería que cuenta con dos mandos, uno que regula la temperatura de agua y otro su caudal. Tiene la capacidad de bloquear el agua caliente si se corta el agua fría, además no se afecta si se abren otros grifos de la casa. Se pueden colocar en cualquier lugar de tu hogar.

De pedal

La grifería de pedal es habitual encontrarla en zonas industriales, consta de un pedal o dos, parecidos a los grifos bimando solo que se acciona con los pies y no con las manos.

De pared

Son muy fáciles de instalar van empotrados directamente a la pared, muy utilizados en baños y duchas.

Temporizados

Estos grifos se activan por pulsación o sensores, muy utilizados en espacios públicos, debido a que contribuyen con el ahorro del agua. Los grifos de sensores se pueden activar sin tocar ninguna de sus superficies, muy importante en esta época actual.

Ósmosis

Según el caño de grifo se clasifican en:

  • Caño alto: muy utilizados en la cocina donde se requiere una altura extra para una limpieza cómoda.
  • Mango extraíble: su extensión permite llegar a cualquier lugar.
  • Conducto horizontal: disminuye las salpicaduras, pero puede dificultar el llenado de recipientes altos.
  • Caño abatible: amplían el margen de maniobra.
  • Tubo invertido: son perfectos para colocarlos debajo de las ventanas.

Hoy día existen en el mercado una variedad de grifería que permite ir mucho más allá que un simple control del agua, por ejemplo, reducen el consumo de una forma sostenible, aportan mayor seguridad en el caudal de agua caliente, se ajustan para ofrecer un mejor confort, entre otros aspectos. No dudes en contactarnos para seleccionar la grifería más adecuada para tus espacios.

0 comentarios
Dejar un comentario¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *