Reformas Integrales y Parciales.
Llámenos al 685 126 265 ó déjenos su teléfono y le llamamos. Solicite HOY su descuento.

    Mantener fresco el hogar en verano

    Ideas para mantener tu hogar fresco en verano sin aire acondicionado

    Entramos entrando en plena temporada de calor y, desafortunadamente, pasar tiempo en el hogar es complicado cuando el clima dentro se siente tan caluroso como fuera de él. Ante este tipo de situaciones, el aire acondicionado es una de las soluciones más aclamadas para mantener el hogar fresco, pero no siempre es posible (ya sea por la instalación, por el gasto que conlleva, etc.).

    En este post recopilamos las mejores opciones para refrescar tu hogar, especialmente ahora que estamos a las puertas de la llegada del verano.

    Razones que impiden mantener el hogar fresco

    Antes de abordar el problema y darle una solución, debemos plantearnos cuál es el origen. Y aunque hay multitud de factores que pueden intervenir, estas son algunas de las razones que pueden explicar el incremento de la temperatura interior.

    • Mantener las persianas totalmente bajadas.
    • El uso de tapizados, alfombras o textiles sintéticos.
    • Tener determinados aparatos eléctricos encendidos en horas poco convenientes.

    Consejos para mantener el hogar fresco en verano

    Una vez conocidos los posibles motivos, veamos cómo ponerles solución. Seguro que aplicando algunos de estos consejos, que quizá no habías tenido en cuenta, logras regular la temperatura en casa y crear un ambiente mucho más agradable.

    Sustituir las bombillas incandescentes

    Las bombillas incandescentes convierten en calor la mayor parte de la energía que gastan, así que cambiarlas por bombillas LED es una solución muy recomendable.

    El cambio en la iluminación no solo ayudará a combatir el calor en casa, sino que también supondrá un ahorro energético y repercutirá en la factura de la luz. De hecho, es uno de los factores que se tienen en cuenta en las reformas sostenibles para reducir el impacto ambiental del hogar.

    Ventilar dos veces para mantener el hogar fresco todo el día

    Cuando más calor acumula una casa es en las horas centrales del día. Por eso, para mantener el hogar a una temperatura adecuada hay que intentar ventilar dos veces al día. Una a primera hora de la mañana, cuando la brisa aún es fresca, y otra cuando cae la noche, para liberar el calor del día.

    Es especialmente aconsejable abrir las ventanas de las zonas comunes y de espacios donde se acumula humedad, por ejemplo, el baño. De este modo, la casa permanecerá más fresca desde temprano y se notará a lo largo del día.

    Ventanas abiertas en casa para mantener el hogar fresco en verano

    Utilizar persianas en lugar de cortinas y mantenerlas bajadas

    Las cortinas de tela acumulan y emiten calor, así que se pueden retirar y sustituir por otras con tejidos más adecuados para esta época.

    Sin embargo, el remedio más efectivo para refrescar la casa son las persianas. Estas son importantes, especialmente, en las horas del día de más calor. Cerrar las ventajas y bajar las persianas evitará que entre el sol y caliente el hogar.

    También hay que tener en cuenta uno de los errores frecuentes más comunes: la creencia de que, para mantener la casa fresca en verano, hay que aislarla bajando totalmente todas las persianas. De este modo se impide el paso de la corriente, lo que genera un ambiente más caldeado, Para evitarlo, basta con dejar las persianas a medio bajar.

    Quienes tengan toldos también pueden aprovechar y desplegarlos para oscurecer el interior.

    Adecuar las sábanas y el colchón a las altas temperaturas

    La noche es uno de los peores momentos en el hogar cuando las temperaturas son muy elevadas. Por eso, al igual que las personas, la casa también necesita un cambio de armario en verano. Es el momento de guardar las mantas de lana y las sábanas de franela o de tejidos sintéticos que proporcionan más calor para dormir frescos, despertar mejor y combatir el insomnio que deriva de la temporada de calor.

    En su lugar, es preferible optar por sábanas fabricadas con fibras naturales, como la seda o el lino. En concreto, las telas de lino han demostrado ser la mejor opción para el verano, pues son transpirables, absorbentes y frescas.

    Y, al igual que la ropa de cama, el colchón también juega un papel importante. Aquellos viscoelásticos o de muelles ensacados son ideales para las altas temperaturas, ya que facilitan la transpirabilidad y no retienen tanto el calor. Por el contrario, podrías deshacerte de los colchones de espuma o látex, que no son termosensibles y retienen el calor.

    Optar por decoración de verano

    Si estás pensando en hacer una reforma integral, quizá te interesen estos consejos de cara a mantener fresco el hogar. Puedes optar por materiales transpirables y que absorban menos el calor, y lo mismo con las fibras naturales, que serán útiles para mantener la casa fresca en verano. En el caso de los muebles, aquellos de madera son capaces de regular la temperatura y reducirla.

    Los cojines de telas calurosas también pueden cambiarse por otros hechos de lino o algodón, o bien puedes optar por guardarlos durante esta temporada. Otro consejo es retirar las alfombras, sobre todo si son de colores oscuros, porque retienen más calor.

    Disponer de plantas en el hogar ayuda a mantener fresco el hogar

    Es bien sabido que las plantas son un repelente natural del calor. Además de ser un elemento decorativo, nos protegen ante las altas temperaturas, regulándola para que sea más agradable.

    Por este motivo, agregar algunas plantas en casa que absorban el calor y disminuyan la temperatura será de gran ayuda. Es importante regarlas durante los días de más calor, lo que refrescará el ambiente y la atmósfera cargada de calor.

    Si tienes jardín, terraza o patio, las plantas también te servirán para reducir la temperatura de la fachada y refrescar el interior. De paso, puedes aprovechar también para mojar el suelo de vez en cuando, ya que retiene mucho el calor.

    Plantas para mantener fresco el hogar en verano

    Utilizar los electrodomésticos por la noche

    Hay determinados electrodomésticos y aparatos eléctricos, como el lavavajillas, el horno o el televisor, que generan mucha energía, la cual se libera en forma de calor, incrementando la temperatura de la vivienda.

    Por ello, si se puede, es preferible encenderlos durante las horas menos calurosas del día, preferiblemente por la noche. En caso de ser necesario su uso, lo ideal es cerrar las puertas de las habitaciones cuando esos electrodomésticos están funcionando.

    Hacer un uso adecuado del ventilador

    Si, por el motivo que sea, no se tiene aire acondicionado en casa, los ventiladores siempre son un buen recurso. Tanto los de techo como los portátiles sirven para refrescar el ambiente. Además, son más económicos, requieren menos (o ninguna) instalación y consumen menos electricidad.

    Dicho esto, no mantengas el ventilador encendido todo el día, basta con colocarlo, a cierta distancia de nosotros, en una esquina en las horas de más calor y durante un periodo de tiempo breve. De ese modo el hogar se sentirá más fresco y la sensación será más duradera.

    Aprovechar los extractores de calor

    Si bien el uso de los extractores está destinado a eliminar el humo en la cocina o el vaho en el baño, su funcionamiento también permite reducir el calor generado por el cocinado o la ducha.

    En el caso de la cocina, la campana extractora conseguirá expulsar el calor que emiten las placas de cocción, incluso deshacerse del calor residual que persiste tras su uso, una vez apagada.

    Ahora que ya sabes cómo mantener tu hogar fresco, recuerda que en Reiteman somos especialistas en reformas integrales y podemos ayudarte a cubrir tus necesidades.

    Comentarios

    Contacto