Cómo lacar puertas

Si quieres mejorar notablemente el aspecto de tus puertas para obtener un acabado profesional, la mejor opción para lograr ese propósito es mediante el lacado de puertas. En este artículo te explicaremos que significa lacar puertas y qué tipo de pintura puedes utilizar para este proceso.

Para empezar, es necesario saber qué es lacar una puerta. Es un proceso que consiste en aplicar un tipo de esmalte o laca, que dependerá del tipo de material de la puerta (madera o metal). No obstante, es importante realizar un proceso previo para su correcta aplicación, debido a las características de esta clase de producto.

¿Qué significa lacar puertas?

La laca aporta una capa protectora brillante que mejora la textura natural del material. Lacar es un trabajo que requiere de mucha atención en cuanto a los detalles, generalmente se aplica laca para conseguir un efecto satinado y liso. La mejor forma de aplicar el producto es utilizando una pistola de pintura, ya que, permite obtener un acabado más uniforme.

Sin embargo, para poder lacar puertas de forma correcta, es necesario una preparación previa que va desde:

  1. Desmontaje de la puerta: quita los herrajes, bisagras y manillas de la puerta.
  2. Coloca la puerta en un espacio cómodo y abierto para trabajar con facilidad el lacado.
  3. Lija la puerta: antes de lacar puertas, lija su superficie con cuidado para eliminar pinturas o barnices anteriores, utiliza un papel de lija o una lijadora eléctrica. De igual forma, puedes utilizar algún disolvente para remover la pintura. También es necesario lijar los marcos de las puertas.
  4. Aplica la imprimación: limpia bien el polvo de lijado para aplicar la imprimación, logrando que la laca pueda tener una mejor adherencia. Ten cuidado y espera los tiempos de secado del fabricante.
  5. Lacado: aplica la laca con cuidado, si utilizas brocha o rodillo trata de no recargar alguna zona, aplica las capas que sean necesarias y realiza un lijado fino entre capa y capa.
  6. Secado y montaje: Esta es la parte final, ya cuando se cumplen los tiempos de secado podrás montar nuevamente la puerta y todos sus accesorios.

¿Qué tipo de pintura utilizar?

Existen diversos tipos de pintura para lacar puertas, entre ellas encontrarás:

Laca de nitrocelulosa

Se caracteriza por un secado rápido y un acabado brillante, sin embargo, es sensible a los rayos solares y otorga un color ámbar a la superficie.

Laca acrílica

Ofrece una capa protectora extra y sellante sobre la superficie, tiene durabilidad en el tiempo por lo que no se decolora fácilmente, debe aplicarse con cuidado, ya que, es toxica e inflamable.

Laca catalizada

Presenta una consistencia más gruesa en comparación al resto, así mismo es de gran durabilidad ante golpes y arañazos.

Laca a base de agua

Una característica que resalta de este tipo de laca es que no es toxica, ni inflamable, además su acabado es más claro y fino. Su tono brillante es ideal para las puertas de madera.

Laca en colores

Para los amantes de un estilo moderno, las lacas de colores ofrecen una protección extra a los diversos materiales.

Si te decantas por lacar tus puertas verás cómo se renueva  la imagen de tu vivienda, además el lacado se adapta completamente a cualquier estilo decorativo y podrás elegir entre una gran gama de tonos vivos y vistosos. En REITEMAN, empresa de reformas generales, situados en Madrid, también le damos un nuevo aire a tus puertas, no dudes en contactarnos.

0 comentarios
Dejar un comentario¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *