En el mundo de la construcción, es frecuente que se creen más y mejores alternativas para reemplazar las estructuras tradicionales de hormigón armado. Una de ellas es el muro portante de hormigón o también conocidas como muros de carga, los cuales han logrado posicionarse en el mercado gracias a sus aportes en el área de la construcción.

En este artículo conocerás qué es un muro portante de hormigón, además de descubrir las ventajas y desventajas que tiene este tipo de estructura.

¿Qué son?

Los muros portantes de hormigón están compuestos por un sistema estructural que soporta el peso de carga de otras estructuras, como arcos, vigas, forjados, cubierta, entre otros. Estos muros de carga o sistema tipo cajón o túnel, son las paredes de una construcción, que cuentan con elementos internos estructurales que permiten sobrellevar y transmitir las cargas al terreno, otorgando estabilidad y equilibrio a las edificaciones.

Estos tipos de muros suelen estar elaborados principalmente de hormigón armado, pero también de piedras naturales, ladrillo macizo y bloque de mortero, entre otros materiales.

Ventajas y desventajas del muro portante de hormigón

A continuación podrás conocer las ventajas y desventajas de este tipo de estructuras.

Ventajas

  • Debido al sistema de encofrado que tiene esta estructura, se pueden realizar varias construcciones de forma simultánea.
  • Permite un mejor aprovechamiento de los espacios.
  • La construcción de un muro portante de hormigón se ejecuta más fácilmente y en menor tiempo.
  • Permite ahorrar en materiales de construcción.
  • Un muro portante de hormigón ofrece una estructura más liviana y flexible.
  • Generan una gran resistencia y rigidez.
  • Una ventaja extra que se consigue con los muros portantes, es el aislamiento acústico y térmico.

Desventajas

  • Debido a la rigidez del muro, podría estar expuesto a cargas sísmicas si no se realiza una configuración estructural adecuada.
  • Por contar con losas de delgado espesor se limita a las instalaciones de agua servidas.
  • La continuidad del muro portante de hormigón restringe un poco la distribución interna de los espacios.

Diferencias con los pilares

Recordemos que los muros portantes son las paredes estructurales continuas que soportan la carga y, en el caso de las estructuras tradicionales de hormigón, son los pilares los responsables de llevar esa carga.

Los pilares son elementos verticales alargados, que están diseñados exclusivamente para recibir las cargas, estos poseen dimensiones y longitudes muy distintas a los muros portantes. Así mismo, cuando los pilares tienen una forma circular se les llama columnas, que también en ocasiones, se utilizan con fines decorativos.

Otra diferencia significativa, es que las construcciones realizadas con los muros portantes requieren de un plazo menor de ejecución que las edificaciones realizadas con pilares, ya que, a través de los muros portantes una vez culminada la estructura, la edificación estará dispuesta para su instalación interna.

Este sistema de muros portantes de hormigón presenta características únicas, las cuales esperamos que consideres a la hora de tomar una decisión sobre el uso de este sistema estructural. Este sistema se está utilizando masivamente en la construcción de complejos de viviendas, alcanzando edificaciones de más de 30 plantas, debido a las cualidades que tienen sustento científico y tecnológico aprobado por normas internacionales.

Reiteman es una empresa de reformas de Madrid y estamos especializados en todo tipo de reformas integrales y/o parciales tanto en locales como en viviendas.

0 comentarios
Dejar un comentario¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *