Tu negocio es tan importante como tu vivienda. Su interior y la distribución puede decir mucho de ti y de tu criterio como propietario de una empresa. Si tu local se encuentra en malas condiciones, anticuado y desactualizado, es posible que te hagas ver a ti mismo como alguien que no está muy al tanto de su propio negocio.

Las reformas en locales comerciales se realizan con el propósito de atraer clientes y un mayor empoderamiento a la empresa. Con este objetivo, las renovaciones se han convertido en una obra muy atractiva para los que cumplen el papel de dueños o jefes.

Como ya hablamos sobre cómo desgravar la reforma de un local, no queremos que todo quede en tan solo un deseo. Por esa razón, traemos algunos aspectos a considerar que seguramente te serán muy útiles para empezar las obras en tu negocio.

Empecemos: pide los permisos necesarios

El primer paso que debes dar al renovar tu negocio, es solicitar en el ayuntamiento más cercano un Certificado de Compatibilidad Urbanística. El propósito de este certificado es asegurar tu actividad en lo que se refiere all urbanismo a tu alrededor. Este permite que tu obra transcurra con total normalidad, sin ningún obstáculo. Nadie podrá acusarte de que tu negocio no está permitido en la área en cuestión.

Diséñalo: echa un vistazo a la arquitectura interior 

Con ayuda de un profesional, realiza el proyecto de interiorismo, con el fin de brindar una perspectiva más cercana a tu local. Con esto, conocerás más a fondo las proporciones, dimensiones y tamaños del mismo, para poder empezar con las instalaciones y trabajos rudimentarios, de lo cual hablamos en el siguiente punto.

Funcionabilidad: punto clave para comenzar a planear

 Un local mal organizado significa pocas ventas y descenso de credibilidad. Procura que la buena organización marque las pautas en tu reforma. Si tu negocio se compone de pasillos o vidrieras, trata que cada uno de estos espacios tenga su propio foco de atención y que ninguno se encuentre mal distribuido.

Decoración: mobiliario con propósito

Si bien es cierto, que a través de los ojos percibimos mensajes para realizar acciones involuntarias, ocurre lo mismo con los productos en tiendas, exhibidos en mobiliarios con colores y en algunos casos luces que llaman a la compra.

Finalmente: manos a la obra

Tras haber repasado los pasos anteriores, puedes comenzar a consultar diferentes presupuestos, comparar, elegir y empezar con los trabajos de construcción que permitirán hacer de tu negocio uno totalmente renovado.

Recuerda que esto es solo un resumen de los pasos a seguir para iniciar una reforma en tu negocio, todavía hay muchos aspectos a considerar a la hora de realizar esta actividad con tu empresa de reformas de confianza.

0 comentarios
Dejar un comentario¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *