Actualmente, son tantas las necesidades referentes a negocios y locales, que las empresas aseguradoras apuestan por ofrecer sus servicios sin ningún tipo de distinción, ya sea al propietario o a un interesado que haya adquirido un local alquilado.

Al no ser propietario del local en el que habitas, es casi imposible que salgan a flote algunas incógnitas referentes a qué tareas, como inquilino, te corresponden a ti. Estos son los aspectos que pueden servirte de ayuda para aclarar las preguntas más frecuentes que surgen de este proceso del negocio.

La importancia de un seguro

La importancia varía, según la función y rumbo de tu negocio. Algunos seguros poseen coberturas bastante accesibles y recomendables, siempre dependiendo de a lo que dediques tu local. A veces, puede ser incluso obligatorio; porque así lo exige el Ayuntamiento, por los posibles daños que se pudieran ocasionar a personas adyacentes o a los propios trabajadores de la empresa.

El coste de tu seguro puede variar

Una vez clara la importancia en general, podemos empezar a hablar del coste, que dependerá de varios factores como la ubicación del local, su tamaño, antigüedad, el tipo de comercio y el capital que poseas para la inversión.

¿Qué abarca un seguro para tu local?

Es imprescindible que no haya dudas sobre la función de un seguro y cuáles son las situaciones que este cubre en el hipotético caso de que se llegasen a presentar, como los daños tras una inundación, incendios, reposición de llaves, robos, daños estéticos o daños eléctricos, entre otros.

¿Es necesario o no un seguro para el local?

Al pensar en el hecho de que el local no es de nuestra propiedad, podríamos suponer que esos gastos no correrán de nuestro bolsillo; no obstante, aunque el espacio físico del negocio no sea nuestro, lo que está dentro del local -como el mobiliario y aquellos que están a cargo de tu empresa como lo son tus trabajadores- merece tener un seguro que cubra cualquier eventualidad que pudiese afectar a tu negocio. De hecho, algunas coberturas como la de responsabilidad civil suelen ser obligatorias.

Aunque pueda resultar obvio, hay que añadir que a pesar de que los espacios físicos donde se encuentra tu empresa no sean de tu propiedad y en un futuro pudieses cambiar de local, es importante velar para que todo lo relacionado con la misma se encuentre en perfecto estado y asegurado frente a riesgos y posibles eventualidades que pusiesen en juego tu criterio como jefe.

0 comentarios
Dejar un comentario¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *