Entradas

calefacción eléctrica

Una alternativa perfecta para calentar la vivienda o local es la calefacción eléctrica, esta produce calor mediante resistencias eléctricas, se puede decir que es una de las opciones más utilizadas en la actualidad, ya que, emplea energía limpia. Es importante señalar que existen diferentes tipos de calefacción eléctrica, cada una con sus particularidades.

En este artículo te vamos a explicar los tipos de calefacción eléctrica, así como las ventajas e inconvenientes de instalar este tipo de sistema.

Tipos de calefacción eléctrica

Si estás pensando en calentar tu vivienda durante el otoño o el invierno utilizando este tipo de calefacción, te conviene conocer cada una de sus características.

Radiadores eléctricos

Son sistemas de calefacción eléctrica bastante simples, que no requieren de ningún tipo de obra para su uso e instalación. Están compuestos por resistencias que generan calor, y según su funcionamiento, puedes encontrar diferentes tipos, por ejemplo: acumuladores de calor, convectores o radiadores de fluidos. Este tipo de calefacción permite controlar la temperatura de cada habitación donde se ubica.

Suelo o hilo radiante

El suelo radiante es un tipo de calefacción eléctrica instalada bajo el suelo. Es una forma eficiente de calentar una vivienda, el calor emerge bajo tus pies de forma agradable e inmediata en cada espacio de tu casa. Sin embargo, la instalación requiere de una mayor inversión económica, ya que, demanda la colocación de circuitos y cables para su funcionamiento.

Bomba de calor

Es un sistema de calefacción eléctrica que transforma el aire frío del exterior en calor dentro de la vivienda, mediante una válvula inversora. Lo mejor es que funciona a la inversa, por lo que también sirve como aire acondicionado para tu casa en época de calor. Este es uno de los sistemas que menos energía eléctrica consume.

Paneles o placas radiantes

Son sistemas que producen calor por radiación, están diseñadas para ser instaladas en las habitaciones donde vas a permanecer más tiempo, puede funcionar como un sistema de apoyo adicional.

Ventajas e inconvenientes

Los sistemas de calefacción eléctrica al igual que otros métodos para calentar la vivienda, tienen sus ventajas e inconvenientes. Comencemos viendo las ventajas de estos sistemas.

Ventajas

  • La calefacción eléctrica ofrece un tipo de energía limpia que no produce residuos, ni olores por combustión.
  • La mayoría de estos sistemas son de fácil instalación.
  • Estos sistemas no requieren de ningún tipo de leña, pellets o combustible para su funcionamiento.
  • Permite una calefacción continua.

Inconvenientes

  • No se recomienda su uso para espacios muy grandes.
  • Requiere de un consumo elevado de energía eléctrica para su funcionamiento.
  • Los costes de algunos sistemas de calefacción eléctrica pueden resultar elevados.
  • Algunos de estos sistemas se calientan en su superficie por lo que debes tener cuidado al tacto, sobre todo con los más pequeños de la casa.

Con la llegada del frío resulta vital que cuentes con un buen sistema de calefacción en tu vivienda, sin embargo, no todos los sistemas son aptos para todo tipo de casas.

La electricidad es una energía básica presente en todas las viviendas, la instalación de un sistema de calefacción eléctrica debe ir acompañada de un buen aislamiento térmico en la vivienda, en Reiteman te asesoraremos para que le saques un mejor provecho a estos sistemas.

precio suelo radiante

En ocasiones, elegir el sistema de calefacción adecuado puede volverse algo realmente complicado. Por ello, hoy vamos a hablar de la opción del suelo radiante y su precio.

Tipos de suelo radiante

Al igual que, con los sistemas de calefacción, no existe un único tipo de suelo radiante. Existen dos tipos de suelo radiante: suelo radiante por agua caliente o suelo radiante hidrónico, y suelo radiante eléctrico o hilo radiante.

Escoger entre estas dos opciones puede volverse una decisión un tanto difícil, es por eso que te ayudaremos un poco contándote acerca de cada sistema para que tomes la mejor decisión.

Suelo radiante eléctrico o hilo radiante

Este tipo de suelo radiante se instala bajo el revestimiento, y su única fuente de alimentación es la energía eléctrica. Cuenta con una estructura serpenteante que al calentarse, logra traspasar el calor al suelo. Una de sus más importantes ventajas, es que no requiere caldera para funcionar.

Sin embargo, esta ventaja viene con un inconveniente, pues al estar conectado a la red eléctrica el ahorro energético no es tan significativo. Pero, su eficiencia, además de su fácil y económica instalación lo compensa a la perfección.

Suelo radiante por agua o hidrónico

Uno de los principales y más ventajosos aspectos de este tipo de suelo,  es su increíble nivel de eficiencia. Y es que en comparación con el suelo radiante eléctrico, este tipo proporciona un mayor ahorro energético y menor tiempo de amortización.

Alcanza una temperatura ambiente de entre 180°C y 22°C, debido al calentamiento del agua con una altura máxima de 46°C. Dicha agua se calienta a través de una caldera, suponiendo un sistema de ahorro de hasta 30% menos en costes en la factura energética.

Ventajas

La instalación de un suelo radiante requiere de una inversión considerable, así como cierta cantidad de tiempo y energía. No obstante, sus ventajas la convierten en una alternativa ideal a otros sistemas de calefacción.

  • Gracias a su instalación, se logra mejorar tanto el aislamiento acústico como el aislamiento térmico en el espacio.
  • No producen corrientes de aire, por lo que es mucho más saludable al evitar la aparición de ácaros.
  • Distribuye el calor de forma uniforme.
  • Son versátiles ya que permiten pasar desapercibido bajo el suelo, o incluso, en el techo.

¿Qué tener en cuenta antes de instalar suelo radiante?

Con toda la información que tienes, es posible que ya quieras instalar tu propio suelo radiante. Pero también es importante que conozcas algunos otros puntos importantes antes de instalar tu suelo radiante.

  • Tipo de suelo: es importante tener en cuenta que no todos los suelos funcionan correctamente con este sistema de calefacción. Una recomendación es utilizar suelos no aislantes para que el calor pueda transmitirse mucho mejor. Los suelos cerámicos o pétreos son la mejor elección, mientras que la madera así como otros materiales aislantes no suelen aconsejarse.
  • Regulación de temperatura: instalar únicamente el sistema no es suficiente; además hay que incluir dispositivos para regular la temperatura. En la actualidad, es posible encontrar distintos dispositivos desde termostatos hasta aplicaciones móviles para esta función.
  • Tipos de sistema: como ya hemos mencionado, los suelos radiantes pueden funcionar debido al suministro de agua caliente o a la electricidad. Pero además, puede funcionar con otros sistemas como por ejemplo, los paneles solares.
  • Mantenimiento: este sistema de calefacción, en especial el suelo radiante hidrónico, requiere de un mantenimiento continuo para poder evitar averías.

Precio del suelo radiante

El coste de una instalación de este tipo de suelo variará según diferentes aspectos como el espacio, el tipo de sistema que se instalará (hidrónico o eléctrico) y los materiales a emplear. No obstante, el rango de precio de instalación es entre 30 €/m2 y 80 €/m2.

Si estas pensando en instalar tu suelo radiante, no dudes en pedirnos presupuesto sin compromiso en el 685 126 265. Somos una empresa de reformas en general que trabaja en toda la Comunidad de Madrid.

Tipos de enchufes de superficie

En cualquier lugar donde debamos hacer una reforma, ya sea nuestra casa o local, los temas eléctricos, siempre serán de suma importancia, ya que la energía es vital para que los espacios puedan funcionar, y a su vez todos los equipos que allí tenemos. Hoy vemos qué son loa enchufes de superficie.

¿Qué son los enchufes de superficie?

En electricidad existen varios tipos de enchufes, uno de ellos son los enchufes de superficie. Recordemos que los enchufes son dispositivos contenidos por un circuito eléctrico, que, al tener contacto con las clavijas externas, generan la corriente eléctrica.

Este tipo de enchufes deben su nombre a que son elaborados para ser dispuestos en exteriores, es decir, por fuera de cualquier espacio, por lo que no suelen ser muy estéticos, y en su mayoría se utilizan cuando es estrictamente necesario, ya que, por su exposición, no es del todo seguro.

El estilo de estos enchufes de superficie suele ser rudimentario, por lo que normalmente se utilizan en garajes, o sótanos. Sin embargo, si tu preferencia es la de crear un espacio industrial, este tipo de enchufes encajaría a la perfección con dicho ambiente.

Tipos de enchufes de superficie

Enchufe de superficie para interiores

En esta sección encontraremos los enchufes de superficie empotrados, que te ayudarán a contar con una instalación eléctrica visible. Estos están integrados por una caja, y normalmente un tubo o canaleta para guiar los cables de una conexión a otra. Están elaborados para proteger la conexión contra la humedad y el polvo.

Enchufe de superficie para exteriores

Cuando los enchufes de superficies son utilizados en exteriores, debemos asegurarnos que cuenten con índice IP 54, código que nos permite conocer en qué grado de estanqueidad se encuentra dicho modelo, y de igual manera nos brinda un certificado de protección, por estar expuestos a los diferentes climas. Este tipo de enchufes suele venir integrado con una tapa protectora, así como también hay algunos modelos empotrados.

En ambos tipos de enchufes de superficie se ofrece la posibilidad de elegir entre bases individuales, donde la capacidad de enchufe será para un solo aparato. Y bases múltiples, donde podrás conectar varios equipos al mismo tiempo.

¿Cuál es el más recomendado?

La elección del tipo de enchufe de superficie más adecuado para tus conexiones, las determinará el espacio al que vayas a realizar las instalaciones, si es dentro, o fuera de la casa, o local, según esto podrás determinar el que más se adapte a tus necesidades.

Sin embargo, nuestra recomendación es que para tomar esta decisión te asesores siempre de un especialista en la materia, y al igual que a la hora de realizar las conexiones correspondientes, y así cuidarte de cualquier peligro o riesgo eléctrico.