tipos de ventanas

Elegir las ventanas adecuadas para tu vivienda, puede significar todo un reto cuando no conoces nada sobre el tema. Sin embargo, no es tan complicado, y con solo aprender un par de cosas, podrás elegir entre los diferentes tipos de ventanas más adecuado para ti, y así sacarle el máximo partido.

Es por eso, que para ayudarte en este proceso, hemos preparado para ti este artículo en el que te mostramos todo lo que debes conocer sobre los diferentes tipos de ventanas que existen: sus ventajas, desventajas y cual es la mejor elección según tus necesidades. Así que sin más preámbulos, empecemos.

Tipos de ventanas según clasificación

La elección de las ventanas de nuestro hogar, es uno de los aspectos más importantes tanto a nivel estético como funcional. No obstante, entre la gran cantidad de tipos de ventanas que existen, elegir una sola opción puede convertirse en toda una hazaña, ya que la elección va a depender de muchos factores.

Y es que aparte de la funcionalidad y la decoración, es necesario establecer un presupuesto para saber cuánto estás dispuesto a gastar en tus ventanas nuevas, por ejemplo. Así que para hacerte el trabajo más fácil, a continuación te presentamos los diferentes tipos de ventanas según su clasificación: perfilería, vidrios, y apertura.

Según la perfilería

Hoy en día encontrar en el mercado tipos de ventanas de diferentes materiales, ya no es tan difícil. Y es que en la actualidad, existen una gran cantidad de tipos de ventanas y ventanales de diversos materiales en el mercado. No obstante, los tipos de perfilería con más demanda suelen ser el aluminio, el PVC o la madera.

Ventanas de aluminio: una excelente opción para tus ventanas, en especial, para tus exteriores pues resiste de forma ideal a las inclemenciasdel clima.

Ventanas de PVC: gracias a su gran capacidad de insonorización,se han convertido en uno de los materiales favoritos para las ventanas.

Ventanas de madera: un material perfecto para brindarle ese aspecto rustico y natural a tu vivienda.

Según el vidrio

En cuanto al vidrio de tus ventanas, debes procurar que el mismo cubra tus necesidades en cuanto al aislamiento térmico, acústica y seguridad. A continuación, te mencionaremos algunos de los cristales más utilizados para ventanas.

Vidrios laminados: suelen utilizarse como medida de seguridad, gracias a su alto nivel de resistencia.

Vidrios mate: cuentan con un acabado estético mate, y son de uso común es dormitorios, baños y cocinas.

Vidrios templados: fuertes y resistentes, su uso predomina en las terrazas, patios, etc.

Según la apertura

Por último, pero no menos importante para elegir tus tipos de ventanas ideales según su apertura deberás valorar la funcionalidad que requieras. Tratándose de tu hogar, deberás elegir una ventana cuya apertura sea más práctica y cómoda. A continuación, te dejaremos algunos tipos de ventana según su apertura.

  • Ventanas de apertura practicable: de las más comunes en el uso de ventanas para las habitaciones de la vivienda.
  • Ventanas fijas: se utilizan generalmente, en habitaciones o edificios climatizados donde no se requiera ventilación.
  • Ventanas batientes: suelen utilizarse en baños y garajes, funcionan abriéndose de forma ligera de arriba hacia el interior.
  • Ventanas correderas: perfectas para zonas limitadas por esquinas o muebles, funcionan desplazándose horizontalmente sobre un carril en el marco.

Ventajas y desventajas según cada tipo

Ahora bien, tras conocer un poco sobre los diferentes tipos de ventanas y sus usos, es necesario que descubras los beneficios e inconvenientes que pueden significar cada uno antes de tomar una decisión final. 

Ventajas y desventajas según la perfileria

Ventajas

Aluminio: como bien hemos mencionado, el aluminio es uno de los mejores materiales en cuanto a resistencia contra el clima. Además, su amplia gama de colores y acabados lo han convertido en uno de los materiales favoritos en cuanto a ventanas.

PCV: además de su enorme capacidad de aislamiento e insonorización, mantener este material limpio es realmente sencillo.

Madera: otro material que proporciona un buen aislamiento acústico, pero esta vez, de forma natural.

Desventajas

Aluminio: por lo general, las ventanas de aluminio producen condensación o en otras palabras, comienzan a “sudar” por la fusión creada entre las dos temperaturas del exterior e interior de la vivienda.

PCV: es considerado como uno de los materiales más costosos, en comparación con otros de diferentes tipos de ventanas.

Madera: la madera es un material realmente costoso, que también es especialmente sensible al deterioro por el sol, los microorganismos y el paso del tiempo.

Ventajas y desventajas según el vidrio

Ventajas

Vidrios laminados: son bastante resistentes, gracias a la unión de dos o más planchas de vidrio que utiliza.

Vidrios mate: son ideales para crear ambientes suaves, ligeros y elegantes.

Vidrios templados: se trata de un tipo de vidrio muy fuerte y resistente, que en caso de romperse, se fragmentará en pedazos muy pequeños.

Desventajas

Vidrios laminados: debido a su densidad y peso, en caso de romperse puede significar un gran riesgo.

Vidrios mate: en sus diferentes presentaciones de modelos y diseños, pueden conseguirse diversos precios, todos un tanto más costosos que el resto.

Vidrios templados: tanto su precio como su peso, son los principales inconvenientes de este tipo. Suelen ser más costosos que el resto, y transportarlos de un lugar a otro no es nada fácil.

Ventajas y desventajas según su apertura

Ventajas

Ventanas de apertura practicable: su cierre completamente hermético, permite un mayor nivel de aislamiento acústico y térmico.

Ventanas fijas: aportan luminosidad a la habitación, y son ideales para interiores donde no se requiere ventilación exterior.

Ventanas batientes: aportan un diseño único y diferente a los espacios donde se utilizan.

Ventanas correderas: no ocupan demasiado espacio adicional al abrirse.

Desventajas

Ventanas de apertura practicable: ocupan demasiado espacio al estar abiertas, por lo que su uso no es recomendable en habitaciones con muchos objetos.

Ventanas fijas: no tienen la posibilidad de abrirse, y su uso es limitado para los lugares que requieren mayor ventilación.  

Ventanas batientes: dado a que su apertura total no es posible, no permite asomarse en ellas.

Ventanas correderas: en cuanto al aislamiento, las ventanas correderas carecen de cierre hermético.

No te apresures al elegir el tipo de ventana que quieres tener en tu vivienda, evalúa todas tus opciones y escoge la que mejor se adapte a tus necesidades. Eso sí, no olvides incluir rotura de puente térmico

0 comentarios
Dejar un comentario¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *